Inicio > Nuestra filosofía

Nuestra filosofía


Cada golfista es diferente – se define por su cuerpo y por su mente. Cada uno aprende, por más o menos experiencia deportiva que sea similar al golf, con velocidades y profundidades diferentes. Esto obliga al profesor reconocerlo y adaptar la manera como enseña. Nosotros distinguimos:

  • aprender la mecánica del golf
  • mejorar las habilidades
  • aprender jugando
  • clases específicas para avanzados y jugadores con hándicap (que pueden ser por ejemplo: reglas, situaciones de semi-rough, posición de bola alta/baja, estrategia etc.)

Una técnica más o menos constante es una habilidad trabajada. Para llegar a tener una habilidad, debemos trabajar los siguientes pasos.

  1. elaborar un concepto
  2. sentirlo
  3. pulirlo
  4. tener confianza en ello
  5. practicarlo bajo la misma presión que tenemos en el campo

 

Con cada jugador ya avanzado (avanzados son los que ya tienen al menos un o dos años de experiencia), el coach siempre se pregunta: “cómo empiezo con este jugador”. Se trata de encontrar una meta conjunta, una meta que el jugador pueda tener y conseguir.

Lo interesante en esto es que encontramos jugadores con caracteres diferentes, con maneras de solucionar situaciones diferentes… con más o menos ganas/tiempo de practicar.

Por ello, una vez que la meta está decidido, se debe de coincidir sobre como llegar, como plantear la práctica, que ejercicios hacer para mejorar y llegar a la meta.

Para avanzados diferenciamos la fase de aprendizaje en el juego de golf en dos partes:

Aprender con el profesor y mejorar con el coach.

El profesor de golf enseña como hacer por ejemplo un golpe, como hacer que el palo impacte bien a la bola, que vaya a la altura necesaria para poder rodar la distancia requerida. Es añadir información para crear una técnica de base.

El próximo paso es pulir la técnica con ejercicios variables hasta que un jugador obtiene una autoridad sobre los distintos tipos de golpes y que puede cambiar de un golpe al otro sin problema.

Una vez que el alumno sabe qué hacer, debemos quitar información. Suena raro, pero entendemos que el cuerpo ya sabe como hacer un golpe. Ya no hace falta decírselo cada vez con conversaciones internas. A partir de ahora podemos concentrarnos más en el vuelo de la bola, donde debe de botar, cuanto rodar, donde frenar.

El campo de golf nos exige ser capaz de variar golpes, de adaptarlos a una situación específica. Aquí entra el coach. El coach ayuda en transferir conocimientos y habilidades al campo manteniendo la seguridad en sí mismo.

El transfer de las habilidades es como en una escalera. Desde el primer contacto hasta saber hacer algo, se debe de traspasar unos pasos específicos.

  1. tener claridad conceptual
  2. llegar a ser eficiente
  3. mejorar la técnica
  4. transferir habilidades al campo

Para aprender a llegar a ser eficiente, el coach crea situaciones específicas para que el alumno puede aprender sin presión. Que obtenga el placer de conseguir la meta.

Por ejemplo en las clases:

un jugador aprende a hacer el golpe de Pitch, llega a impactar la bola bien. Pero en donde tiene problemas es en controlar la distancia, 40/50/60/70 metros. En prácticas debemos trabajar primero sentir las diferencias en los movimientos tanto por longitud y aceleración.  El jugador trabaja las sensaciones de fuerza. Cada uno lo siente diferentemente. Añadimos ejercicios que crean la sensación correcta para el jugador. El área de práctica de nuestro campo de golf nos ayuda mucho en esto, podemos moldearlo como queremos para que nos sea útil. Reducimos la longitud de las sesiones. En estudios sobre aprendizaje profundo se ha encontrado que sesiones cortas obligan al cuerpo a aprender y guardar más rápido.

Una parte de nuestras clases siempre es la “práctica guiada”. El profesor cree situaciones que obligan al jugador a desarrollar ciertas maneras de solución (que llamamos movimientos) para poder cumplir con el objetivo. Durante esta fase, hacer fallos no es ninguna problema – al contrario, se utiliza el fallo para aprender.

La última parte siempre es jugar en el campo. Como hacer que la práctica nos sea útil después en el campo.

Esperamos poder trabajar con ustedes en su juego de golf durante sus vacaciones en Mallorca.