Michel Monnard


michel_closeup1

  • Gerente y copropietario de la escuela
  • profesional de la PGA de España, Técnico Deportivo
  • Instructor acreditado de la Escuela de Pat de Harold Swash, Nivel 2
  • Instructor certificado del Titleist Perfomance Institute, Golf Fitness Instructor, Junior Coach, Golf Professional
  • 43 años, nacido en Suiza
  • trabajando en Mallorca desde 1996
  • idiomas: alemán, castellano, francés, inglés
  • Campo de instruccion: Capdepera Golf, nordeste de Mallorca
  • co-autor y editor del libro “Golf-Konzentrat”

Hace muchos años cuando empecé con la enseñanza de golf me he tenido que acostumbrar que en este trabajo uno nunca sabe lo suficiente si quiere avanzar y llegar a ser mejor profesor. El que enseñe, no para nunca de aprender. Así que me he seguido y seguiré formándome, para mejorar mis clases a diario.

He incorporado la tecnología nueva que existe en el mercado. Un aparato radar (Flightscope X2), una alfombra de presión (Boditrak), cámaras de alta velocidad, un aparato de ultrasonido (Sam Puttlab) y sigo aprendiendo cada día como mejor utilizar esta técnica para los alumnos. La tecnología nos ayuda a cuantificar, a tener una idea mejor informado que el profesor que solo utiliza los ojos. Es importante a la hora de mejorar al alumno entender estos números y utilizar solo los números importantes con un alumno.

El camino que vamos con los alumnos tiene mucho que ver con quien tengo delante de mí. No hay una tratamiento estándar en esta profesión, no hay movimiento fijo y todos deben aprender lo mismo. Esto si, hay una técnica de base que permite al alumno hacer los golpes que debe de hacer en cada situación. Después es aprender a leer las situaciones, a usar los herramientas para crear buenos resultados.

En nuestras clases siempre salimos al campo, el máximo que podemos. Trabajamos técnica con los que lo necesiten, aprendemos a jugar, a utilizar las reglas, trabajamos el juego mental y la estrategia con quien lo necesite. El golf es maravilloso como deporte. Es muy social, tiene un componente de dificultad y cada uno elige dónde poner la barrera.

Hay muchas maneras de utilizar el juego de golf para que les sea útil. Se puede jugar y competir, entonces el esfuerzo debe de ser mayor. Pero también se puede jugar sin contar, disfrutar más la compañía, el sitio, la vida animal que se ve en cada rincón.

Espero poder conocerles para hacer los primeros pasos o ayudarles con mis años de experiencia en mejorar su juego y disfrutar de este deporte.

Un saludo y hasta pronto

Michel Monnard