Inicio > Blog > ¿Por que pegamos malos golpes en el golf? Un punto de vista diferente.

¿Por que pegamos malos golpes en el golf? Un punto de vista diferente.


Por Michel Monnard

Después de un mal golpe, se encuentra analizando lo ocurrido? La mayoría de los jugadores de golf no son muy bueno en esto, por si ustedes tiene la misma sensación, no se preocupe, nos pasa a todos.

Lo que más se tiene en cuenta suele ser que algo ha ido mal en el setup, con las muñecas, el movimiento del cuerpo, ángulo de la cara del palo… pero lo que suele pasar en muchos casos, y es lo que nos daña la autoestima, es la inconsistencia.

Peor aún, incluso la inconsistencia es inconsistente, porque varía desde un a veces inconsistente hasta completamente inutilizable.

Para muchos golfistas, los fallos no se deben buscar en la técnica. Sino en la precisión en la cual ejecuta el golpe. Asegúrese de entender esto bien: conocimientos técnicos + precisión adaptable = consistencia.

Esto es lo que esto quiere decir para ustedes:

Cuando trabajamos con un golfista, los profesores tenemos que estar seguros que el concepto de lo que debe hacer, está bien. Debe tener una buena imagen en la mente y poder sentir lo que ocurre. Pero también trabajamos mucho en que el golfista entiende por que, aun teniendo estos factores en orden, aun pasan golpes horrorosos, fallos típicos. Esto cambia todo para el golfista, es un verdadero momento de Eureka!

El swing de golf, cuando lo analizamos, es la suma de diferentes componentes. Para poder explicar esto bien, utilizamos el swing como un edificio. El setup es la base, añadimos el backswing, luego el downswing. Entonces viene el momento de la verdad – el impacto cuando la cara del palo transmite varias tipos de fuerza y direcciones a la bola. Allí es cuando esperamos que haya un resultado funcional. Añadimos una posición final que ayuda al balance. Un bonus bienvenido sería que este movimiento no causará dolores ni lesiones, ya que mostraría que los movimientos se juntan naturalmente.

Aprende cómo utilizar su propio físico, añade el conocimiento técnico y luego practica para tener consistencia. Aquí les explicamos como hacer esto.

Realizar porque pegamos malos golpes: por ejemplo, pegar detrás de la bola

Primer ejercicio
Coja un setup con bola con un hierro 6 y haga un pasito atrás, para que no puede golpear la bola con su golpe de práctica. Con su primer golpe de práctica haga una chuleta o toque el suelo 10 cm delante de la bola (a la izquierda de la bola para diestros). Con el segundo, haga chuleta 10 cm detrás de la bola (a la derecha de la bola, para diestros). Con el tercero, golpea justamente a la altura de la bola. Cómo de preciso ha sido, ha pegado exactamente donde quería? Vuelve a hacer este ejercicio un par de veces. Esto cree su control interno para dirigir un palo a sitios distintos.

Segunda parte del ejercicio para mejorar su impacto
Empiece a pegar bolas desde posiciones siempre cambiantes. Primer bola 5 cm a la izquierda, segunda bola 7 cm a la derecha, tercer bola 2 cm a la izquierda etc. Como les sale? Está impactando en el sitio correcto?

Bueno, esto es la manera en cómo practicar consistencia en impacto. No haga siempre lo mismo, porque en el campo la posición de la bola varía en cada golpe. Debería añadir este ejercicio a su parte del entrenamiento que llamamos ‘mantenimiento’. Cada habilidad que practicamos con un ejercicio que tiene que ver con coordinación se deshace cuando no lo repetimos.

En un sumario
Pare de hacer siempre lo mismo en practica. Añade variaciones para que el cuerpo tenga que reaccionar y hacer pequeños cambios. Esto creará la habilidad de reacción – la coordinación. Y porque esto será más duro de hacer y controlar, el cuerpo se tendrá que esforzar más. Y como premio final obtendrá la habilidad de crear buenos golpes siempre, la posición de la bola ya no importa.

Será más difícil así? Si, pero es lo que hace falta para mejorar.

Una analogía que ayuda a entender

Con mi nieto y mi hija el otro día jugábamos con Lego y me salía una simple explicación para todo el dilema de la coordinación. Construimos una casa de ladrillos rojos, perfectamente uniforme y funcional para el invierno del norte de España. Esta casa representa un swing de golf perfecto.
La segunda casa aún necesita algo de trabajo. Mi nieto pierde el interés bastante rápido y no se concentra siempre. Casi parece que no le importa tanto como se hace la casa, sino que haya casa – aunque no sea perfecta. Hay agujeros, algunos ladrillos no encajan, de verdad no es una construcción de belleza – pero un buen intento igualmente. Puede que ustedes vea aquí su swing de golf?

La tercera casa aun se parece a la segunda, pero las paredes ya son uniformes, no hay agujeros y el invierno nórdico no será un problema. La casa tiene su personalidad propia y consigue el objetivo para lo que se construyó.

Sus habilidades, sus conocimientos técnicos y su físico les proporcionan la coordinación, tanto como el cemento cierra las juntas de la casa y la mantiene funcional, incluso en condiciones meteorológicas adversas.

En el swing de golf, la coordinación mantiene todos los segmentos unidos para que en impacto haya un resultado funcional. Ahora, durante nuestras sesiones de práctica en el campo de prácticas aprenderá cómo funciona la mente y cómo hace funcionar al cuerpo. Hace sentido perfectamente de añadir ejercicios de coordinación de diferentes niveles y dificultades al entrenamiento. Solo así puede enfrentarse a situaciones siempre cambiantes en el campo de golf. Teniendo esta habilidad, tendrá más consistencia… menos golpes fallidos.

Pues a la bola no le importa cómo haga el swing. Solo le importa el momento de impacto con la cara del palo.

Usando el ejemplo de arriba, muchos golfistas pegan detrás de la bola en el campo. Para nosotros esto quiere decir que tiene problemas de controlar el punto más bajo del gesto de golf. Especialmente esto ocurre en el campo de golf, no tanto en el campo de prácticas, en las alfombras, pegando 10 bolas con el mismo palo.

Entonces debemos ayudar a este golfista en aumentar sus habilidades. Para ello es importante entender lo que los neurologistas han descubierto: la mente genera cada swing desde cero, no puede hacer siempre lo mismo una y otra vez. Parece que en la evolución, la mente ha tenido que aprender a adaptarse a muchas situaciones diarias. No hacemos todo igual todo el dia, no somos robots. El camino al trabajo puede variar en el medio o con los carriles que usemos, los semáforos y otros coches que están junto a nosotros en el fluido del tráfico. Pues nos tenemos que adaptar todo el tiempo.

Para la práctica del golf esto quiere decir que no debemos practicar siempre lo mismo, esto no ayudará a la consistencia en impacto. La bola no está siempre en la misma posición por diferentes palos que usamos, por condiciones del suelo y longitud del césped. Aún más importante es de entender que no pegamos 5 bolas seguidos en el campo, sino solo una. Su cuerpo debe de tener la habilidad de funcionar con esta única bola, cada vez lógicamente, para así poder satisfacer sus expectaciones referente a la consistencia.